El Ecommerce también es Mobile

El Ecommerce también es Mobile

Ya sea por la pandemia, por el paso del tiempo, la costumbre o la constante innovación, las compras vía Ecommerce son un hábito ya internalizado en la mente del consumidor. 

Este se ve acostumbrado a que si necesita algo, o incluso, sólo siente un impulso de compra, puede desde su computador en cuestión de minutos y algunos clics, obtenerlo.

Pero el mayor impacto actual es otro y es que cada año la experiencia móvil mantiene un crecimiento sostenido con números relacionados a la interacción con plataformas Ecommerce. Por eso, en este artículo hablaremos de la “Revolución Mobile”.

Latinoamérica en línea

Dentro de la región, más de un 80% del tráfico a las tiendas online proviene de dispositivos móviles, esto porque muchas de las compras nacen desde las redes sociales, por el impulso del momento o un recordatorio de algo que el consumidor desea. Por lo mismo a la hora de convertir, en promedio el 55% de las transacciones se generan a través de estos, lo que nos habla de ya de una mayoría.

Mirando más hacia el futuro, si hoy en día 2,000 millones de personas (casi la mitad de los usuarios web globales) acceden a Internet exclusivamente desde su smartphone,  el Centro Mundial de Investigación de Publicidad (WARC) estima que para el 2025 este número crezca a un 72,5% de los usuarios de Internet totales. Entonces, todos aquellos sitios que aún no estén adaptados a dispositivos móviles, ni estén diseñados responsive, probablemente verán que su tasa de conversión siga bajando y quedando en los últimos lugares. 

Esto plantea un desafío donde será necesario ser accesibles a los usuarios desde todo tipo de plataformas. 

(fuente:https://www.cnbc.com/2019/01/24/smartphones-72percent-of-people-will-use-only-mobile-for-internet-by-2025.html )

La clave está en pensar Mobile

Más allá de estar a la vanguardia, es caminar de la mano a la innovación, por lo mismo nace el concepto “Mobile First”, y viene de la filosofía para el diseño de un producto exitoso, por lo que parte creando para las pantallas más pequeñas y, al revés del modelo común, luego se adapta a aquellas de mayor escala. 

Esto, le entrega libertad a los diseñadores para centrarse en las funciones principales y más importantes de un sitio en particular, identificando así componentes UX clave, para luego de eso, encargarse de agregar elementos adicionales a medida que el diseño ya toma forma y finalizar complementando las funciones primordiales de un sitio.

Comenzar a diseñar de esta manera es el primer paso para direccionar de manera correcta el Ecommerce de una marca. 

Usabilidad llevada a la realidad

Entendiendo que dentro de un día normal de un usuario, estará atento a sus carritos de compra en situaciones particulares, el diseño responsive se hace muy necesario. 

Durante cualquier jornada, estarán navegando y agregando productos a carritos virtuales. En sus traslados al trabajo o estudios, haciendo trámites comunes, entre medio de una conversación, etc. Por lo mismo, la mayoría de las veces no terminan los flujos de compra debido a alguna barrera, por más pequeña que sea, que no le permita cerrar el trato a través de un smartphone.

Para evitar este tipo de situaciones existen buenas prácticas sobre la integración móvil, al  seguirlas se logrará entregar la mejor experiencia posible. Con ello, se potencia tanto el tráfico al sitio como el cierre de objetivos con la conversión final, entre ellas destacan:

Responsividad, ante todo

Siempre se debe integrar una versión adaptada para teléfonos móviles. Por ende, es importante tomar en cuenta el tamaño de los textos para que se incorporen acorde al formato. Esto, sumado a la disposición de las imágenes dentro de la pantalla y que los elementos clickeables no interrumpan la interacción, por lo que deben contar con los márgenes correspondientes.

Performance web, agilidad primero

Una buena experiencia va de la mano con la velocidad de navegación, esto hace primordial la optimización de los elementos en su versión móvil. ¿Cómo? Cuidando el exceso de sliders, monitoreando el uso de videos en el home para no exceder la cantidad de request en la primera carga y a la vez comprimir las imágenes evitando tamaños excesivos que ralentizan la navegación.

Jerarquía visual, sin obstáculos

La compra online es rápida, por lo que el contenido debe facilitar este tipo de búsquedas y objetivos. El camino debe ser conciso y directo. El diferenciador está en ofrecer exactamente aquello que el usuario está buscando, por lo que se aconseja eliminar elementos que puedan distraerlo, mantener siempre a la vista el carrito de compra, menú de navegación y buscador interno.

De esta forma se responden dudas y necesidades lo más rápido posible.

Accesibilidad, elegir lo simple

En este tipo de casos, menos es más. El fin principal es facilitar la navegación, haciendo que el sitio en cuestión sea usable por todas las personas sin dejar de ser atractivo. Por lo mismo, es importante evitar texto excesivo y reemplazarlo por alusiones visuales, sumar fuentes grandes que clarifiquen la información y objetivos táctiles para la navegación ágil.

Lo que hace a un buen competidor

El mercado online es una carrera constante, una que a la vez exige innovación y adaptabilidad sin límites. Por lo mismo, para obtener mejores resultados en su versión móvil, es crucial entender que la velocidad de navegación y desplazamiento desde aparatos móviles, no son un consejo para asegurar el éxito, sino un requisito del usuario actual que prontamente avanzará a nuevos horizontes. Entonces, si se quiere competir hay que estar a la par o a un nivel superior que los otros jugadores.

Leave a Reply