La herramienta pensada para entender la mente del usuario

 La herramienta pensada para entender la mente del usuario

Deslizar y deslizar, clic y comprar. No hay nada más cómodo que la fácil navegación y compra en tiendas online, que gracias a su diseño y accesibilidad invitan al consumidor a mantenerse en la web, así como a volver a ella en más de una oportunidad.

Pero, ¿qué pasa si la página no es lo suficientemente sencilla de usar? Bueno, eso es sencillo de saber, el consumidor la abandona sin mirar atrás; y es que la usabilidad en el Ecommerce es fundamental para entregar la mejor experiencia de usuario posible.

Lograr usabilidad no es tan complejo como suena, sin embargo, es necesario conocer esta interesante y valiosa información en este artículo para conseguir la optimización de la tasa de conversión, mejor conocida como CRO.

¿Qué es CRO?

CRO (Conversion Rate Optimization) o, de manera más comprensible, la optimización de la tasa de conversión, es un proceso de técnicas enfocadas en aumentar el porcentaje de usuarios que realizan acciones deseadas en sitios web por medio de la optimización de dichas páginas.

Y no, no hablamos de conseguir más tráfico, más bien de comprender a los clientes (o clientes potenciales ) y brindarles lo que necesitan, mientras conseguimos acciones esperadas como compras de productos, suscripciones a servicios, llenado de formularios o simplemente clics en enlaces.

Pero no todo debe de ser números, ya que concentrándose en ellos perdemos de vista aquello que está detrás de las cifras: las personas.

CRO desde el usuario

Por mucho que las cifras sean algo cuantitativo que permite tomar decisiones con base a ellas, lo cualitativo es igual de importante en estos casos. Saber el por qué una persona termina abandonando una página web, o qué la llevó a no concretar la compra es algo complejo de medir en números. 

Entender al usuario es un proceso de deducir qué los impulsa, persuade o detiene, para así brindarles la mejor experiencia posible. Si conseguimos esto último, habremos logrado mejorar la tasa de conversión del sitio web.

¿Revolución en el rediseño?

Si se habla de mejorar la web, es inevitable pensar en rediseñar todo el sitio y realizar diversos cambios, sin embargo, debemos enfocarnos en modificaciones específicas, no revolucionarias y de manera evolutiva para no generar un impacto negativo en los usuarios. Es fundamental considerar la curva de aprendizaje y el entendimiento que tienen las personas sobre la página web a la hora de realizar alguna remodelación en ella.

Si vamos a mejorar un botón, cambiemos su usabilidad, no así su funcionalidad. Debemos entender que el proceso de adaptación toma tiempo y el usuario querrá conseguir el mismo objetivo sin mayor inconveniente. Por otra parte, no debe requerir mayores explicaciones de uso, se requiere que sólo se utilice la intuición para llevar a cabo la acción deseada.

Mejorar la tasa de conversión: Estas son las prácticas

No existe a ciencia cierta una fórmula definida que garantice un aumento en la tasa de conversión, puesto que cada una de las prácticas que se han utilizado y funcionado en el pasado con otros usuarios, no aseguran que funcionarán en el presente y menos que tendrán el mismo resultado en nuevos consumidores.

A continuación, dejamos algunos aspectos importantes que se pueden considerar para mejorar la tasa de conversión.

No dejar de llamar y llamar

Es importante darles uso a los llamados a la acción, también conocidos como CTA (Call To Action), los que deben ser claros y llamativos, así como también invitar a los usuarios a realizar acciones determinadas previamente que mejoren la conversión.

A mayor velocidad, mayor tasa

Una optimización en la velocidad del sitio web para mejorar el UX y conseguir una mejor clasificación en los motores de búsqueda orgánica es una alternativa que se debe considerar, sobre todo en estos días donde la inmediatez de las cosas va en aumento.

Navegar bajo observación

Es necesario usar recordings de sesiones para entender la navegación de las personas desde distintos dispositivos, ya sean móviles o no,  y con ello conseguir oportunidades de mejora en la web y su conversión.

Prueba y error para llegar al objetivo

No hay nada como las pruebas para saber si algo funciona o no, por lo que es esencial llevar a cabo A/B Test constantemente con el objetivo de tomar decisiones en base a datos, probar previamente cambios y conseguir páginas completamente optimizadas. 

¿Dónde y cómo pagar?

Se debe asegurar que los procesos de pago en la web sean claros y fáciles de entender, analizando de manera constante el funnel o embudo de conversión para detectar puntos de fuga y la optimización del checkout para cumplir con los objetivos planteados.

Recopilación de información para el éxito

No es lo mismo alguien que ha oído hablar sobre una marca, que un cliente que no para de comprar en su sitio web. Al recopilar y utilizar todo el feedback posible  a favor, se podrá comprender mejor a los usuarios y convertirlos de clientes potenciales a clientes fidelizados. 

Mejora continua con base al aprendizaje

El proceso de CRO debe estar siempre en constante aprendizaje, ya que día a día el mundo digital se transforma con nuevas herramientas o funcionalidades que aplicar, nuevos productos en el mercado o variaciones en las visualizaciones de la web que, en resumen, se transforman en constantes retos de necesidades y exigencias a los cuales es clave adelantarse. ¿Cómo? por medio del análisis, estudio y solución de cada uno de ellos de la mano con la mejora continua.

Leave a Reply